Bancarios repudiaron el golpe de 1955 y respaldaron al presidente

Sergio Palazzo, líder del sindicato bancario.

Sergio Palazzo, líder del sindicato bancario.

La dirección de la Asociación Bancaria (AB) ratificó hoy su «compromiso» con «la unidad sin exclusiones del movimiento obrero, con el gobierno del presidente Alberto Fernández y con una alianza estratégica entre el trabajo y la producción para liderar recuperación «económica» activa.

Sergio Palazzo y Eduardo Berrozpe, secretarios generales y de prensa, repudiaron, en nombre de la Secretaría, el golpe de Estado contra «el gobierno de justicia social del general Juan Domingo Perón» el 16 de septiembre de 1955.

Al rechazar este «motín de gorilas», el Banco pidió «la unidad sin exclusiones del sindicalismo y garantizar el funcionamiento de todos los órganos orgánicos de la CGT», y ratificó la convocatoria de «plenos de los secretarios generales». y delegaciones regionales «desde el centro de trabajadores.

Además, ratificó su «compromiso» por «el fortalecimiento del frente nacional y popular» de «la promoción de órganos organizativos, amplia participación y movilización de acuerdo con las medidas oficiales de salud».

El gobierno del presidente Alberto Fernández ha ofrecido las respuestas necesarias a la situación actual y ha realizado un gran esfuerzo, con resultados concretos, adaptando el sistema de salud a la pandemia del coronavirus, apoyando a millones de familias de escasos recursos y miles de empresas se comprometieron, y también llegaron a un acuerdo con los acreedores ”, dijo.

Un documento sindical afirmó que el Jefe de Estado lo había hecho ofreciendo «una participación generosa a todos los sectores de la esfera política, sin exclusiones, e incluso a los responsables de la realidad actual del país, hoy en el oposición».«

«En su perversión y socavando de manera astuta, abierta o secreta, el esfuerzo económico y de salud, esta oposición está desarrollando una campaña de desestabilización, frente a la cual no se puede callar», dijo.

El sindicato calificó el sabotaje de las medidas gubernamentales – como la fijación de precios -, las declaraciones fuera de lugar, las campañas en los medios o las protestas contra las decisiones de salud como «inaceptables». «

Aunque basados ​​en reclamos, necesidades y derechos legítimos, «estos intentos de desestabilización han derivado en una agresión policial y la inadmisible sede de la Presidencia de Buenos Aires y la sede del Gobernador», agregó.

Palazzo y Berrozpe aseguraron que esto incorpora «una metodología que ha provocado serios cambios democráticos en el continente y, en Argentina, hechos similares siempre han recaído sobre los trabajadores, sus derechos y su dignidad».

Los banqueros repudiaron el 65 aniversario del derrocamiento de Perón, quien finalmente renunció a la presidencia el 23 de septiembre de 1955, y lo revisaron para ilustrar el tiempo que ha llegado desde entonces en una frase del contralmirante Arturo Rial a Sobre el golpe: «Sabed que la revolución liberadora se hizo para que muera el hijo del barrendero», concluyeron.



Fuente: Telam | Ver noticia

Dejar un comentario