Con estrictos protocolos de salud y seguridad, la producción en fábrica se ha reactivado

Lavandina, desbordamiento de detergente, jabón y alcohol líquido y gel de almacenes y oficinas de fábricas en Buenos Aires que, después de dos meses de cierre total o parcial, reactivaron la producción esta semana con estrictos protocolos de seguridad e higiene para minimizar Los riesgos de propagar el coronavirus.

Unos minutos antes del 7, Horacio Silva llega a un control remoto de la Parque industrial Escobar ¿Dónde está la planta de tuberías para la conducción de fluidos automotrices donde ha estado trabajando durante casi siete años.

Cuando entras por la puerta, debes completar un formulario de declaración jurada en el que se registra tu temperatura cuando entras y, con un gel de alcohol, vas al vestuario para comenzar tu día de trabajo.

«Tuvimos que adaptar todo el trabajo a una serie de disposiciones que son el resultado de las recomendaciones de los ministerios de salud nacionales y provinciales y las autoridades municipales», dijo a Telam. Carlos Durán, director comercial de Australtuby señala que «las compras de productos de limpieza e higiene personal han aumentado significativamente».

Solo 18 de los 60 trabajadores que generalmente tienen esta fábrica volvieron a trabajar esta semana, trabajadores que fueron vistos por última vez el 19 de marzo cuando se aplica el principio del aislamiento social, preventivo y obligatorio y la suspensión de actividades para las industrias. considerado han sido anunciados. no esencial.

La reciente apertura de plantas automotrices ha aceitado la cadena de demanda de autopartes; Por esta razón y después de adjuntar una copia de todos los pedidos, el gobierno ha autorizado «iniciar» la fábrica de Escobar «con un máximo de 18 empleados, que son necesarios para cumplir con la producción requerida», dijo Durán.

«Todos los empleados que pueden trabajar de forma remota continuarán haciéndolo, tenemos un plan de trabajo alternativo para los operadores y los dos empleados de limpieza son los únicos en completar sus días completos de ocho horas y de lunes a viernes», a- él declaró. El director de la empresa, que durante 20 años produce en el país con materias primas y desarrolladores nacionales.

«Detener la producción por completo es un duro golpe para nosotros, venimos de una industria que se vio gravemente afectada entre 2016 y 2019, años en que la importación tenía prioridad sobre la producción nacional, nos enfrentamos a varias crisis, siempre prioriza los puestos de trabajo y esta no será la excepción «, dijo.

Durán explicó que el 70 por ciento de los que van a la fábrica lo hacen con su propia movilidad y el resto ha contratado un servicio de traslado de automóviles en el que solo pueden viajar dos trabajadores y el conductor. Además, se distribuyeron correas de barbilla lavables, gel de alcohol y máscaras protectoras a cada empleado.

Para trabajar con más espacio, los horarios de entrada del trabajador se han separado, por lo que hay un grupo que ingresa a las 7:00 am y otro a las 7:30 am; lo mismo que los horarios de desayuno y almuerzo para una mejor distribución en el comedor, donde se retiraron las sillas y solo 4 personas por mesa pueden sentarse, en lugar de 6, explicó. Telam Luis Quinteros, gerente de fábrica.

Protocolos similares han sido Surpiel, de Villa Tesei, en el oeste de la provincia de Buenos Aires, donde se tuvo que agregar un turno adicional para que los 70 empleados de la planta de cuero y salazón puedan trabajar dentro de las distancias recomendadas.

De esta manera, tan pronto como ingresen a la fábrica, deben pararse sobre una estera desinfectante empapada en cloro, luego tomar su temperatura y poner alcohol diluido en agua, antes y después de llenar una declaración jurada. que contiene datos personales. y el resultado del termómetro.

Una vez en los vestuarios, se mantienen las distancias de aislamiento social, así como durante las horas de almuerzo, y durante todo el día, el uso de máscaras es obligatorio para todo el personal que trabaja en cualquier lugar. .

«Cuando se decretó la cuarentena, tuvimos que cerrar, pero después de unos días, nos permitieron, porque aunque no somos una industria alimentaria, las fábricas de carne dependen de nosotros para quitarles la piel a los animales. si no trabajan, se quedan sin seguir pescando «, dijo. Gerry Lievendag director de empresa.

El ejecutivo destacó que la fábrica que maneja un volumen de 200,000 kilos de cuero por día tiene «un papel clave, es un eslabón en una cadena que no puede detenerse, así que después de la autorización de reabrir, se ha puesto énfasis en la capacitación para el cuidado de todos los trabajadores «.

Lievendag consideró que lo más importante «es la contención y la comunicación con los trabajadores, nos conocemos mucho y brindarles tranquilidad a ellos y a sus familias fue la clave durante los primeros días, ya que les explicamos que «Tienen síntomas, aunque sea leve, es muy importante que se queden en casa».

Cada uno de los protocolos implementados por la empresa se comunica al departamento correspondiente del Municipio de Hurlingham Y «no se hace nada sin su acuerdo», dijo el director de la compañía que ha estado operando en el país durante 25 años.

Blanquear paletas de tambor y cajas apiladas de productos de limpieza en el área de descarga del proveedor roban el espectáculo de cueros terminados, empacados y etiquetados que son monitoreados constantemente por cámaras de aduanas y esperando ser exportados a Europa . , donde se envía más del 90% de la producción de la compañía.

El 8 de mayo, el gobierno nacional decidió extender la cuarentena ordenada el 20 de marzo, pero autorizó la reapertura de la industria automotriz y sus partes; electrónica y electrodomésticos; vestir; productos de tabaco; metalurgia, maquinaria y equipo; zapato; gráficos, ediciones y grabados; madera y muebles; juguetes cemento; productos textiles; Artículos de cuero; llantas; bicicletas y motocicletas; productos químicos y petroquímicos; celulosa y papel; plásticos y subproductos y cerámicas.



Fuente: Telam | Ver noticia

Dejar un comentario