Definen nueva ronda de negociaciones con acreedores antes de presentar oferta final por canje deuda

El gobierno nacional analiza la posibilidad de avanzar con una nueva ronda final de negociaciones de acreedores, antes de presentar la propuesta final como parte del proceso de reestructuración de la deuda que lanzó emitido bajo el derecho internacional, por un monto estimado de aproximadamente $ 67 mil millones.

La decisión se tomó después de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijera que la oferta argentina «sería compatible con la restauración de la sostenibilidad de la deuda con alta probabilidad», dijeron fuentes de negociación a Telam. refiriéndose al análisis técnico. realizado por la agencia con respecto a la propuesta presentada a los acreedores en las últimas semanas de mayo.

El resultado de la evaluación del equipo dirigido por Martín Guzmán aún podría implicar la firma de acuerdos de confidencialidad entre las partes, para continuar las negociaciones dentro del plazo del 12 de junio.

«Todavía no hemos firmado ningún acuerdo de confidencialidad en esta etapa, pero es muy probable que se haga, para dar lugar a una nueva ronda de interacción con los acreedores antes de presentar la última oferta», dijeron las mismas fuentes. en Telam

En el gobierno, analizaron que la decisión del FMI tuvo un fuerte impacto en los acreedores.

Antes de que la agencia aprobara la agencia de suministro argentina, algunos de estos titulares se quejaron de que el análisis de sostenibilidad publicado por el FMI en marzo pasado no representaba un apoyo concreto a la propuesta inicial presentada por el gobierno a los acreedores.

En esta ocasión, el FMI dijo que Argentina necesitaría un «alivio sustancial» para limpiar la deuda, con una reducción de entre 50,000 y 85,000 millones de dólares.

El firme apoyo del Fondo Monetario que se hizo explícito el lunes pasado ha disipado las dudas de estos acreedores, al tiempo que prepara al gobierno argentino para avanzar con una nueva revisión de su propuesta, que sería «marginal» en comparación con la propuesta presentada en mayo.

De esta manera, el objetivo del gobierno ahora es tratar de mejorar la propuesta sobre la base de la recomendación del FMI, que apoyó la oferta argentina y advirtió que había pocas posibilidades de mejorarla. .

El ministro Guzmán, en un comunicado de prensa emitido después de que el organismo multilateral publicara el informe técnico, dijo: «Tomaremos en cuenta la declaración del FMI al decidir los cambios finales».

Y señaló que «el margen que queda para modificar la oferta es escaso, el propio FMI dijo que estaba» ligeramente por debajo «del límite que restablecería la sostenibilidad de la deuda, que es el mandato que el Congreso Nacional también nos dio cuando se aprobó la ley para restaurar la sostenibilidad de la deuda pública en virtud de la ley extranjera «.

En un documento enviado a la SEC, la agencia estadounidense de control del mercado de valores, el gobierno argentino dijo que «a la luz de la declaración del equipo técnico del FMI del 1 de junio de 2020, la República está evaluando ajustes adicionales para la invitación (a los acreedores) que podría presentarse con una visión para maximizar los ingresos del inversor sin comprometer los objetivos de sostenibilidad de la deuda «, anunciando la extensión del plazo hasta el próximo 12 de junio.

Entre estas mejoras marginales, el gobierno está analizando diferentes variantes para cada grupo de acreedores.

En el menú de posibles opciones, van desde la inclusión de un posible instrumento, que se activaría de acuerdo con el desarrollo de la actividad económica del país, hasta la capitalización de intereses que no se pagarían.

La última oferta incluye un período de gracia de solo dos años (cuando se ofrecieron originalmente tres años), una devolución de intereses de menos del 62% originalmente propuesta y un retiro de capital promedio de 5.4%.

Además del período de gracia, las mejoras que permitieron un acercamiento con los acreedores consistieron en un ajuste mínimo al alza de los cupones y la inclusión de un valor intermedio para que los inversores tengan más variedad en la curva. madurez del país.

A mediados de la semana, en declaraciones de radio, el representante del FMI, Sergio Chodos, se mostró optimista sobre el progreso de las conversaciones.

«No soy pesimista, es como un proceso de curvas que se acerca lentamente. Creo que Argentina podría avanzar un poco más la última oferta», declaró el responsable de FM Rck & Pop.

Del lado de los bonos, en un tono de negociación, han subrayado públicamente que sus propuestas están en línea con lo que se requiere del FMI, con «una reducción de aproximadamente 35 mil millones de dólares en bonos elegibles».

Esta posición fue hecha pública por el comité compuesto por dos grupos de acreedores: Ad Hoc Bondholder, representado por White & Case LLP, donde se encuentran algunos de los principales tenedores de bonos del país, como BlackRock, Ashmore Group y Fidelity Investments; y el grupo Exchange Bondholder, que incluye Monarch Alternative Capital LP, HBK Capital Management y VR Capital Group y Greylock.

Del mismo modo, el asesor legal del grupo de acreedores con más obligaciones en los swaps de 2005 y 2010, Dennis Hranitzky, del estudio Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, dijo que «las partes no están tan lejos, tal vez para ser el 1,5% del PIB se ha distribuido en 20 años y el FMI reconoce que es posible que Argentina mejore su oferta «.

Las fuentes consultadas por Telam indicaron que el gobierno ha detectado alrededor del 40% del total de los acreedores y que el 60% no sabe quiénes son.

Con respecto a esto último, la idea es que aguarden la aparición de «la última oferta final».

Las fuentes recordaron que durante el intercambio de 2005, algo similar había sucedido cuando representantes de acreedores como Adam Lerrik o incluso el propio Hans Humes, que también están negociando la reestructuración en curso, declararon que no entrarían, luego entraron.

«Tendremos que esperar hasta el final para conocer el resultado», dijo una de las fuentes consultadas por Telam.

En medio de esta situación, Argentina concluyó un defecto técnico que los acreedores consideran a corto plazo, basado en las expectativas del acuerdo existente.

Las predicciones sobre la posibilidad de llegar a un buen puerto no impidieron la activación del seguro por defecto del país esta semana, según la decisión de un comité internacional de fondos y bancos de inversión, que pronto contratos de subasta emitidos por un valor de US $. $ 1,400 millones.



Fuente: Telam | Ver noticia

Dejar un comentario