Hospital Clínicas: el trabajo invisible detrás de la «trinchera» de médicos y enfermeras

Sandra Grizzutti, directora de personal del Hospital Clínicas, dijo que «a menudo no se muestra el trabajo administrativo y es muy importante», aunque se dio cuenta de que «en la trinchera» debido a la pandemia de coronavirus se encuentran médicos y enfermeras.

«Tengo un profundo sentimiento por las clínicas», dijo Sandra, quien durante 33 años ha trabajado como empleada en el hospital universitario en el distrito de Recoleta de Buenos Aires, donde actualmente trabaja como directora de personal.

Su historia en el centro médico comenzó como paciente, cuando tuvo que visitarlo por problemas de salud durante su adolescencia.

Algún tiempo después, cuando tenía 20 años, vio que su médico no tenía personal, por lo que estaba a cargo de llevar a cabo las tareas administrativas él mismo y se ofreció a ayudarlo voluntariamente. Desde entonces, no ha salido de las clínicas.

“Un día, un supervisor me dijo que si quería ser miembro del personal del hospital, me gustaba lo que estaba haciendo en ese momento como administrador de atención médica en la industria de la urología. Esta admisión condujo a un cambio de sector, por lo que en 1986 me uní al departamento de personal que nunca abandoné «, dijo.

Los días de Sandra se pasan en el vestíbulo central en la planta baja del edificio, donde pasa entre 10 y 12 horas, mucho más tiempo del que comparte con su esposo y sus 2 hijos, un Ingeniero informático de 29 años y licenciado en marketing. de 25.

No tengo miedo, estamos protegidos, bien entrenados y tenemos un departamento de infectología que nos ha preparado«

Sandra Grizzutti

«Afortunadamente, mi familia me contuvo y lo entendió porque soy una persona muy obsesionada con el trabajo y que tuve la colaboración y la comprensión», subrayó la mujer de 55 años, que no logra pasar. hora de pintar, su otra pasión que la llevó a estudiar dibujo y pintura de profesores.

La responsabilidad de ser una trabajadora esencial pesa sobre Sandra con respecto a su hogar porque su hijo es asmático y, aunque cada vez que regresa a casa, trae toda la atención necesaria, «la ansiedad siempre está ahí». .

Con respecto al coronavirus, ella reflexionó que todo lo que sucede genera «sentimientos encontrados», por un lado tristeza y al mismo tiempo está feliz de estar en un equipo de salud «que está en la trinchera, dejando todo».

Desde que se declaró el aislamiento, dijo que tenían que determinar los servicios esenciales entre el personal, turnarse y formar equipos de trabajo para evitar la infección.

Por el trabajo que hace, Grizzutti está en contacto constante con el personal de salud. «Voy a la gerencia todos los días y los directores son médicos que están en primera línea, como cualquier otro médico», dijo con orgullo.

«No tengo miedo, estamos protegidos, bien entrenados y tenemos un servicio de enfermedades infecciosas que nos ha preparado», agregó.

La orgullosa mujer sostuvo que es agradable estar en el hospital porque «se ve cómo todos, desde los directores hasta la última persona, agarran sus manos para ayudar al paciente y lidiar con todo». .

«Todos quieren ayudar», dijo, conmovida por poder hacer visible el trabajo que hace con las personas, ella está bajo su supervisión y enfatizó que aunque hay diferentes tipos de trabajadores El personal administrativo del hospital, como los cuidadores que atienden a pacientes y aquellos que no están relacionados con ellos, «todos querían colaborar, recibieron capacitación y ayudan a un cuidador».

En cuanto a las situaciones con las que tiene que vivir diariamente en el trabajo, dijo que aunque no ha habido casos positivos de Covid-19, «crea culpabilidad pensar que vienen a trabajar y hay un poco de esa angustia «.



Fuente: Telam | Ver noticia

Dejar un comentario