UBA entrena perros para oler coronavirus

La Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires (FCV-UBA) está trabajando en el entrenamiento de perros «para detectar el coronavirus del agente viral», un método que «permitirá pruebas a bajo costo» para «asignar de manera más efectiva» laboratorio «para aquellos que dieron positivo en perros», informó hoy la Facultad de Medicina Veterinaria.

La capacidad olfativa de los perros permite su entrenamiento para detectar sustancias como narcóticos, explosivos, dinero o alimentos, además de buscar personas vivas durante desastres naturales y estructuras colapsadas, restos humanos o identificaciones. forense o criminal.

Con respecto al entrenamiento para detectar el coronavirus, los expertos de la facultad explicaron que «los cambios que ocurren en los compuestos orgánicos volátiles que emite el cuerpo humano cuando contrae una enfermedad están aislados de las muestras de sangre, piel, sudor y orina para ser utilizados en la detección de perros de entrenamiento.

Actualmente, los perros pueden detectar episodios de hipoglucemia, cáncer de pulmón, mama, próstata y colon, melanoma o tuberculosis.

«En estos casos, los tejidos malignos o los trastornos metabólicos liberan sustancias a menudo detectables por el olor canino», explicaron en una carta enviada a esta agencia.

Las razas más utilizadas para este entrenamiento son el belga malinois, el labrador retriever, el pastor alemán, el sprigel spagniel y el border collie.

Paula Carancci, Secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, explicó que la Facultad de Medicina Veterinaria de Alfort (Francia), en el marco del programa Nosaïs, ha iniciado una investigación que arroja resultados alentadores. .

«Nuestro objetivo es unirnos al proyecto, adaptarlo a las necesidades locales y agregar evidencia científica sobre la capacidad de los perros para detectar a las personas afectadas por Covid-19».

En Argentina, el programa se encuentra en la fase de diseño y planificación, muy cerca del inicio de las prácticas con perros, y coordinado por la Secretaría de Extensión y la Dirección de Especialización en Bienestar Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la ‘UBA.

Carancci agregó que «la capacitación será realizada por profesionales de la escuela de capacitación que depende de la secretaría de la facultad» y que «utilizarán animales ya entrenados, preferiblemente para la detección de explosivos porque estos perros han sido preparado para señalar un olor compatible con esta tarea ”.

El entrenamiento «se realiza a través del aprendizaje asociativo al reconocer un olor que le dará acceso a su juguete o comida favorita» como recompensa, explicó.

Luego, cuando encuentre el lugar con la muestra positiva, el perro lo indicará con un comportamiento específico (siéntese y dirija su mirada hacia este dispositivo), recibirá la recompensa por la marca, luego tendrá que distinguir entre muestras de pacientes positivas y negativas, marcando las primeras e ignorando las últimas.

Carancci agregó que «los perros y los involucrados en el entrenamiento no estarán expuestos a ningún riesgo ya que las muestras serán tomadas por el personal de salud».

«Aunque las contribuciones provienen de pacientes portadores de la enfermedad, son muestras de sudor donde no se encuentra el agente viral, se toman con una gasa estéril y se colocan en recipientes herméticos», explicó. .

El profesional estima que el tiempo estimado de capacitación es de entre 6 y 8 semanas, y «luego se avanzará en las etapas de validación y aplicación de estas técnicas».

«Las pruebas realizadas en Francia dieron un resultado muy efectivo en la identificación de las muestras. Las estadísticas indican una eficiencia de entre 86 y 100% dependiendo de la muestra canina», concluyó.



Fuente: Telam | Ver noticia

Dejar un comentario