Una pericia provocó una nueva demora en el juicio «Saint Amant III»

Bossié fue sentenciado a cadena perpetua en 2012 y en 2015 en las dos partes anteriores del juicio llamadas

Bossi fue sentenciado a cadena perpetua en 2012 y en 2015 en las dos partes anteriores del llamado juicio «Saint Amant».

Una experiencia psiquiátrica para determinar si uno de los cinco acusados ​​puede continuar el proceso ha provocado un nuevo retraso en el juicio oral por crímenes contra la humanidad cometidos durante la última dictadura llamada «Saint Amant III», que está investigando el crímenes contra 50 víctimas Terrorismo estatal en el norte de Buenos Aires, informaron hoy fuentes judiciales.

La experiencia del coronel (re) Federico Bossié, principal acusado de privación ilegal de libertad, aplicación de torturas y desapariciones, se llevará a cabo el próximo martes y se realizará en persona, según el fiscal del caso, Adolfo Villate, quien explicó que El objetivo es «evitar posibles situaciones de simulación que no se pueden ver virtualmente».

Bossié, condenado a cadena perpetua en 2012 y en 2015 en las dos fases anteriores del llamado juicio «Saint Amant» (por el ex jefe de la zona militar 132), tiene 81 años y, según su defensa, no. No está en buen estado. para entender que se enfrenta al proceso de sufrir demencia senil, dijeron fuentes forenses a Telam.

Hizo un examen experto a distancia, sin verlo, y concluyó que no estaba en condiciones de continuar el juicio.«

Adolfo Villate

Explicó que la oficina del fiscal también había solicitado una opinión experta de la parte, cuyo resultado indicó que «aunque puede perder la memoria debido a la edad, podría continuar el juicio».

Frente a este panorama, Villate pidió nueva experiencia para resolver el conflicto que tendrá lugar cara a cara y que tendrá lugar el 4 de agosto.

«Sugerimos que sea cara a cara, para evitar posibles situaciones de simulación que no se pueden ver virtualmente», dijo el jefe de la Unidad de Asistencia para Violaciones de Derechos Humanos Rosario

La experiencia estará a cargo de la cátedra de psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA).

La evidencia científica es importante para la continuación del juicio porque la defensa de Bossié había pedido al Tribunal Federal Oral una extensión de su declaración de investigación.

El juicio, que está siendo llevado a cabo por el Tribunal Federal Oral 1 (TOF1) en Rosario, comenzó en junio del año pasado y, después del receso judicial de verano, reanudó las audiencias en febrero, pero se detuvo nuevamente. en marzo por las medidas de aislamiento ordenadas por la pandemia de coronavirus, explicaron los portavoces del caso.

El proceso se encuentra en su etapa final de producción de pruebas, y para acelerarlo, el tribunal acordó incorporar algunas pruebas «mediante lectura» y tomar otras por video conferencia.

Sin embargo, la defensa del acusado principal, el coronel (re) Antonio Federico Bossié, dijo que no podía continuar su juicio por demencia senil.

Como explica Villate, el resto de la evidencia ya se había producido durante las audiencias de debate, por lo que una vez que se completara, el proceso entraría en la etapa de alegaciones de la parte y el tribunal tendría que fijar una fecha para la condena.

Además de Bossié, otros cuatro represores están acusados ​​de delitos como privación ilegal de libertad, tortura y desapariciones en juicio.

Ellos son Oscar Alberto Rodríguez, ex inspector de una estación de policía en Pergamino durante la última dictadura; Guillermo Aníbal Piccione, Oficial de personal y logística, Batallón de ingenieros 101; Omar Andrada, oficial de inteligencia en la sucursal de San Nicolás; y Bernardo Luis Landa, capitán oficial del personal y logística del batallón, hasta 1978.

Los crímenes de los que se les acusa ocurrieron entre 1976 y 1977, los dos primeros años de la represión ilegal contra opositores políticos del régimen.

Durante el juicio, los casos de 50 víctimas del terrorismo de estado de las localidades portuarias de Pergamino, San Nicolás y San Pedro, que se encontraban bajo la órbita de la zona militar 132, dependiente del primer cuerpo del ejército, comandado por el coronel Manuel Fernando Saint Amant.

El oficial retirado murió el 21 de marzo de 2016 después de ser sentenciado a dos cadenas perpetuas por su participación en la represión ilegal de la última dictadura.



Fuente: Telam | Ver noticia

Dejar un comentario